Los imprescindibles si vas a Yosemite

Los imprescindibles si vas a Yosemite

Yosemite es un lugar fantástico para darte una escapada al entorno natural entre las bulliciosas ciudades de los Estados Unidos. Podrás disfrutar de aire fresco, vistas espectaculares y una maravillosa flora y fauna, ¡puede que hasta veas un oso!

CUÁNDO IR

Si bien es verdad que septiembre es una época fantástica para ir a Yosemite, otros momentos lo son también. Por ejemplo, en invierno podrás esquiar, en abril y mayo las cascadas y lagos es cuando más vistosas se encuentran y en febrero es el único momento en el que puede verse el fenómeno “catarata de fuego” en El Capitán.

QUÉ VER

Para los grandes aventureros y deportistas Yosemite es el lugar perfecto, y es que en el Half Dome podrás trepar a más de 2.600 metros por encima del nivel del mar. Para superar este reto debes estar preparado y saber de escalda y estar en buena forma física, pero sin duda merece la pena.

El Capitán es otro de los grandes retos para los escaladores que se encuentran en Yosemite. Las Yosemite Falls están certificadas como las más altas de EE.UU, tienen 739 metros de caída, desde la parte superior a la inferior.

En Mariposa Grove, justo antes de la salida sur del parque, podrás admirar las gigantes secuoyas que conforman este bosque, que es sin duda uno de los grandes reclamos de Yosemite. Finalmente tiene que ir al museo cultural indígena, donde podrás conocer la historia de las tribus nativas del valle como los Miwok y los Paiute.

CULTURA Y CURIOSIDADES

Este increíble parque natural, se encuentra a 320 km de la ciudad de San Francisco, y en 1984 fue declarado Patrimonio de la humanidad. Con sus más de tres mil kilómetros cuadrados, más de un 90% ha sido declarado salvaje y sin presencia notable del ser humano. Además, un dato impresionante es que en este parque se encuentran el 20% de las especies de plantas de todo el estado de California, ¡wow!

Esta espectacular superficie en 1864 era una reserva india, pero cambió su estado a parque nacional en 1890. Los informes recogen que los primeros asentamientos pudieron producirse hace aproximadamente dos mil años. Tras esto, las tierras de Yosemite han pasado por la explotación, la fiebre del oro, las guerras mariposa y muchos otros incidentes humanos. Pero fue casi inexplorada ya que era una barrera natural contra los colonos.

En 1855, el artista Thomas Ayres se adentró en el valle junto con otras personas, y en otoño de ese año se publicó uno de los dibujos más famosos de las cascadas de Yosemite. Ayres siguió publicando imágenes durante el siguiente año y realizó una exposición en Nueva York. Desde ese momento, el parque nacional ha sido fuente de inspiración de artistas y fotógrafos.

QUÉ COMER

En Yosemite no vas a encontrar demasiada comida tradicional, pero sin duda lo harás en San Francisco, que se encuentra a unas tres horas. Esta es una ciudad multicultural, y su puerto ha hecho que mezclas muy curiosas salgan de su cultura culinaria.

El Crab Cioppino es un gran ejemplo de esto. Hecha a base de cangrejo y marisco, esta sopa con origen italiano hará que desees repetir. Servido en un caldo de tomate sazonado al más puro estilo italiano, las almejas y camarones realzan su ya particular sabor. En la fermentación del vino y la cerveza se emplean unas bacterias, que al mezclarlas con levadura le dan el particular sabor agrio al Sourdough Bread, un sabroso pan que acompaña a platos fuertes.

El postre californiano por excelencia es probablemente el It’s-it. Un sándwich helado con crema dentro y recubierto de chocolate, muy parecido a algunos helados que puedes comprar aquí, pero sin duda con muchísimo más sabor.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados